PATAS DE POLLO

Muchos de nosotros los latinos hemos probado los Ricos esquites! Calientitos con patitas de pollo y mollejas”.

México posee una vasta y deliciosa historia culinaria, donde ninguna parte de esta ave se desperdicia, porque no solo es un manjar para el paladar sino una ‘bomba nutricional’.

Los beneficios de las patas de pollo en un caldo, u otro platillo, en verdad cambian la salud y mejoran la belleza de quien las come. 

En muchos hogares, las patas de pollo resultan ser un desperdicio que se destina al plato del perro o a la basura. Sin embargo, un estudio de la Universidad Nove de Julho, en Brasil, encontró que estos miembros son una excelente fuente de colágeno. La jalea y gelatina de patas de pollo es cuatro veces más rica que la gelatina normal.

Promueve la elasticidad en la piel (la mantiene firme, es decir, reduce la aparición de arrugas).
El colágeno en la sangre ayuda a la cicatrización. Al romperse los vasos sanguíneos, éste actúa como un agente que atrae las plaquetas que reparan la lesión.

Nutre y fortalece los cartílagos, los cuales son esenciales porque unen los huesos a los ligamentos y músculos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *